Es necesario aclarar que el desarrollo de los huesos es un proceso que no se lleva igual en todas las personas. Los huesos de los pies en especial, se desarrollan en la etapa fetal y en las primeras etapas del crecimiento infantil. No obstante, la mayoría de los seres humanos tenemos los pies planos hasta los 3 años aproximadamente, que es la edad en la que se empieza a caminar y a fortalecer la bóveda plantar. En el pie plano, se carece del nivel del arco del pie, por la falta de fuerza de los tendones de esa zona. También, por lo regular hay un aumento de anchura del medio pie.

El pie plano es frecuente en los niños, y se presenta de dos tipos: el pie plano flexible (solamente cuando el paciente apoya en el suelo) y el pie plano rígido, que se caracteriza porque no presenta absolutamente nada de arco.

Otra de las patologías frecuentes, es el contrario al pie plano, llamado pie cavo. Este tiene el arco del pie más pronunciado de lo normal. Este tipo de pie se apoyan en el talón y por debajo de los dedos.

Existen diferentes maneras de diagnosticar el pie plano o el pie cavo. El más común es la huella con plataforma de presiones, que permite determinar donde se concentra el peso del paciente en los pies.