Existe una gran variedad de técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas, que la tecnología médica ha desarrollado en los últimos años. La artroscopia consiste en introducir una pequeña cámara (artroscopio) a través de una pequeña incisión, para ver la articulación completamente. Así se obtiene una visualización integral, así como maniobras poco invasivas, a diferencia de las cirugías abiertas. También se pueden visualizar afecciones que no se perciben en exploraciones de otro tipo, como la resonancia magnética o el TAC.

El artroscopio es un instrumento óptico que amplifica la imagen de la articulación, por medio de un monitor. Es un método que, al ser poco invasivo, acorta drásticamente el tiempo de recuperación en los pacientes, así como también, los gastos de hospitalización, medicamentos, etc. Su uso se ha generalizado en intervenciones de articulaciones, como la cadera, el codo, tobillo, muñeca, rodilla, etc.

Si quieres conocer más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: herbertcaceres@yahoo.com.mx